Acerca de

¡Hola! Mucho gusto, mi nombre es Andrés Vázquez y soy entrenador fitness certificado. Actualmente tengo 22 años, continuó entrenando todos los días para ser mejor y ayudo a las personas a transformar sus cuerpos y sus vidas.

Quizá en este momento estas pensando que poseo una genética envidiable que me facilitó tener el cuerpo, fuerza y salud que tengo ahora. O tal vez pienses que consumo algún tipo de químico que me ayudó a estar así. La verdad es que mi historia es el resultado de mucho trabajo, esfuerzo y descubrimiento.

Transformación de Andrés Vázquez

Toda mi niñez fui bastante delgado. Me costaba mucho trabajo ganar peso (y ni qué decir de músculo) y tampoco era muy alto. Eso causaba mucha insatisfacción emocional en mí, ya que era víctima de burlas, y a pesar de que comía todo lo que podía no lograba cambiarlo. Finalmente a los dieciséis años empecé a ir al gym (como muchos) y todo empezó a transformarse.

Al principio caí en las trampas habituales, ir demasiado tiempo, perder el tiempo y no investigar bien cómo hacer los ejercicios. Hoy, reflexionando hacia atrás, pienso en lo que podría haber logrado de saber lo que sé ahora. Sin embargo, pese a mi ignorancia del fitness, estaba decidido y se compensaban mis errores con dedicación y entusiasmo.

Algo muy importante fue que nunca me interesaron los esteroides, anabólicos y todos esos químicos dañinos. Sentía que era hacer trampa, y que los riesgos y efectos secundarios eran mucho mayores de cualquier posible beneficio. Tenía que lograr mis objetivos por mi cuenta y de manera natural.

Andrés Vázquez haciendo ejercicio

Con el paso del tiempo, veía cambios, pero no los suficientes. Entonces empecé a investigar todo lo que pude sobre el fitness, leyendo en Internet artículos, buscando libros y videos que me pudieran ayudar. Luego de separar la paja de la carnita, encontré un puñado de principios que se repetían y funcionaban y trabajé desde ahí, mejorando significativamente mis resultados.

Le siguieron un par de años de duro entrenamiento y poner en práctica lo aprendido. Hoy, seis años después de que empecé, me siento muy satisfecho con mi cuerpo, con mi salud y fuerza. ¡Hasta he competido en diferentes certámenes de musculación!

Concursando

Pero mi travesía no ha terminado, por el contrario, recién empieza. De unos meses para acá, me di cuenta de que podía ayudar a la gente a que lograra las transformaciones y salud que desean y que ciertamente se merecen. Es hora de que cada uno de nosotros tome el control, y transforme su cuerpo para que esté en el mejor estado posible para poder experimentar al máximo la vida y lograr lo que nos propongamos.